Elige tu provincia:

INNOTUTOR

1. Gestión de la I+D+i: conceptos básicos

Anterior

1.1. Conceptos básicos-1: Sobre la I de Investigación y sus tipos

Siguiente
INVESTIGACIÓN

El término “investigación” significa: generación de nuevo conocimiento científico. Estamos hablando básicamente de una indagación original y planificada que persigue desarrollar nuevos conocimientos. “Original”en el sentido de que no es una copia o imitación de lo que ya existe; y “Planificada” , porque no ha de ser el resultado del azar, ni la casualidad, sino de una búsqueda consciente.

Pero no debemos confundirnos. El nuevo conocimiento que busca la investigación puede ser aplicado, es decir, puede (y debe, en la mayoría de los casos) estar orientado a la búsqueda de respuestas a necesidades concretas del ser humano.

Por eso hacemos la distinción entre “Investigación Básica” e “Investigación Aplicada” . El objetivo de la primera es el conocimiento de las causas y las características de los fenómenos. Busca el saber y no la aplicación. Mientras que el de la segunda es, dar utilidad a los conocimientos adquiridos por la Investigación Básica.

Como parte de la Investigación Básica (IB) se analizan propiedades, estructuras y relaciones y su objetivo consiste en formular hipótesis, teorías y leyes. Los resultados se publican en revistas de corte académico y no pretenden, por lo general, un objetivo lucrativo en concreto.

Por su parte, la Investigación Aplicada (IA) consiste en trabajos originales que tienen como fin adquirir conocimientos científicos nuevos pero orientados a un objetivo práctico determinado. Los resultados son tan prácticos que, a menudo, son susceptibles de ser patentados.

Convendría matizar que es técnicamente incierto que la IB no tenga, por definición, afán de lucro. Afán de lucro puede haber en cualquier fase de la investigación, dependiendo en definitiva de quien la financie.

Si no fuera así, las empresas no harían IB, y desde luego que muchas la hacen. Lo que sí es verdad es que el potencial lucrativo de la IB es mucho más a largo plazo, y más incierto, que el de la IA, y eso hace muy complicado que las Pymes puedan realizarla.

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Otro par de términos que merecen analizarse en este curso es el que forman la “Ciencia” y la “Tecnología”. Veremos en qué se diferencian.

Mientras que la Ciencia se encarga de expandir el conocimiento base; la Tecnología consiste en el proceso de aplicación con fines prácticos del conocimiento, para crear algo comercialmente útil.

No todo el conocimiento sobre el que se funda la “tecnología” es “científico”, ni puede achacarse exclusivamente a la “ciencia” . La tecnología emerge de una compleja mezcla de experiencia, saber-hacer, rutinas ingeniosas, habilidades de ingeniería, conocimiento acumulado de origen científico pero ya socialmente difundido y, también, conocimiento científico de vanguardia.

En cualquier caso, aunque es cierto que puede obtenerse tecnología sin investigación científica, la buena tecnología, la tecnología que marca la diferencia en estos tiempos, tiene un marcado sustrato científico.

El criterio de validez de un enfoque tecnológico, a diferencia del puramente científico, es que funcione en la práctica y sea útil, siendo más flexible que el marco impuesto por la racionalidad científica.

El conocimiento tecnológico es, sobre todo, pragmático; mientras que el científico busca respuestas profundas a preguntas complejas que están en la frontera misma del saber humano.