Elige tu provincia:

INNOTUTOR

3. VIGILANCIA- Vigilancia tecnológica y competitiva

Anterior

3.2. ¿Qué se debe vigilar?: Los “target” de la Vigilancia

Siguiente

Las empresas sufren la tensión que se produce entre el deseo de disponer de la mejor información y la saturación producida por el exceso de documentos de todo tipo. Ante esta situación, ¿cómo organizar la vigilancia?.

En las empresas la información suele abordarse de forma descoordinada. Uno de sus activos más importantes, la información, es tratado de forma caótica. Es frecuente querer saber "todo de todo", lo que conduce a un trabajo enorme, caro e inútil.

Por lo tanto, se hace cada vez más necesario introducir una mejor estructura y sistemática en la función de vigilancia. Como el principal objetivo de la Vigilancia es proporcionar buena información a la persona idónea en el momento adecuado, la empresa debe decidir, en primer lugar, en qué aspectos quiere estar bien informada.

Los elementos que más importan del entorno son los clientes, los proveedores, los competidores, los entrantes potenciales en el mercado y los productos sustitutivos. A partir de estos factores es posible sistematizar el sistema de vigilancia en cuatro ejes:

* VIGILANCIA COMPETITIVA: Se ocupa de la información sobre los competidores actuales y los potenciales (política de inversiones, entrada en nuevas actividades...)
* VIGILANCIA COMERCIAL: Estudia los datos referentes a clientes y proveedores (evolución de las necesidades de los clientes, estudios de mercado, solvencia de los clientes, nuevos productos ofrecidos por los proveedores...)
* VIGILANCIA TECNOLÓGICA: Se encarga de vigilar las tecnologías disponibles o que acaban de aparecer, capaces de intervenir en nuevos productos o procesos
* VIGILANCIA DEL ENTORNO: Se ocupa de la detección de aquellos hechos exteriores que pueden condicionar el futuro, en áreas como la sociología, la política, el medio ambiente y las reglamentaciones, entre otras.

Como no es posible vigilarlo todo, la empresa debe centrarse en unos pocos factores críticos que determinan su éxito en el mercado, y que por esa razón han de ser objeto de una atención prioritaria.

Uno de los primeros pasos que debe acometer la empresa es reflexionar y decidir sobre los factores en los que desea centrar la vigilancia, definiendo con claridad lo que se da en llamar las “PRIORIDADES INFORMATIVAS del Sistema de Vigilancia.

Una buena VIGILANCIA TECNOLÓGICA debe permitir conocer:

* TECNOLOGÍAS EN INVESTIGACIÓN: Las tecnologías en que se está investigando (publicando o patentando) en una determinada área
* SOLUCIONES YA DISPONIBLES: Las soluciones tecnológicas disponibles
* TECNOLOGIAS EMERGENTES: Las tecnologías emergentes que están apareciendo
* EVOLUCIÓN DE LAS TECNOLOGÍAS CLAVE: La dinámica de las tecnologías (qué tecnologías se están imponiendo y cuáles se están quedando obsoletas)
* ESTRATEGIA TECNOLÓGICA DE LOS COMPETIDORES: Las líneas de investigación y las trayectorias tecnológicas de las principales empresas que compiten en el área
* KNOW-WHO (SABER-QUIEN): Los centros de investigación, equipos y personas líderes en la generación de nuevas tecnologías, capaces de transferir tecnología.

Esta información no sólo sirve para proyectos de innovación concretos sino que tiene un valor inestimable para el diseño de la estrategia empresarial, entendida como la elección, tras el análisis de la competencia y del entorno futuro, de las áreas donde actuará la empresa y la determinación de la intensidad y naturaleza de esta actuación.

En resumen, un buen sistema de vigilancia debe "rastrear" sobre todo los siguientes "target":

* Los clientes o posibles socios
* Los proveedores o colaboradores
* Los competidores
* Las tecnologías y el know-how relevante