Elige tu provincia:

INNOTUTOR

4. PROTECCIÓN- Protección de las innovaciones y el conocimiento

Anterior

4.2. Modalidades jurídicas de protección: ¿Qué opciones legales existen?

Siguiente

En esta ficha se analizan las distintas modalidades que existen para proteger jurídicamente una innovación tecnológica. Los llamados “Derechos de Propiedad Intelectual e Industrial” comprenden varias modalidades jurídicas, a saber:

* Las patentes
* Los modelos de utilidad
* Los diseños industriales
* Las marcas y signos distintivos
* El secreto industrial o know how
* Los derechos de autor o copyright

A continuación se explican por separado cada una de estas modalidades.

1) LAS PATENTES

Las patentes son un título otorgado por el Estado que confiere a su titular un derecho exclusivo (por 20 años en Europa) de explotación industrial y comercial del producto o proceso patentado.

A cambio de ese título, el inventor debe ofrecer información suficiente para que la sociedad pueda utilizar dicho invento. Es obligatorio publicar el invento en las publicaciones quincenales de la Oficina de Patentes y Marcas del país correspondiente que recoge toda la información relativa a solicitudes y concesiones de patentes y modelos de utilidad.

Una vez que caduca la patente, es decir, que termina su período de vigencia de 20 años, el invento pasa a dominio público y puede ser reproducido gratuitamente por cualquier persona o empresa.

Sin embargo, algunas empresas han sabido posicionar muy bien la marca del producto durante el largo período de exclusividad de modo que al caducar la patente, siguen siendo el referente obligado de los consumidores (p.ej. el antibiótico Clamoxil)

Las patentes protegen las creaciones técnicas o “invenciones”. Como se ha comentado antes, una patente, por definición, debe contener suficiente información de la invención que permita a una persona cualificada reproducirla, lo que explica que las patentes sean una importante fuente de información técnica.

Las patentes se conceden con carácter nacional, de modo que se necesita solicitar tantas patentes como países se quieran registrar. Por lo regular, se solicita primero la patente en un país y en el transcurso de un año a partir de la solicitud, existe prioridad para solicitarla en cualquier otro (Convenio de la Unión de París).

2) LOS DISEÑOS INDUSTRIALES: MODELOS Y DIBUJOS INDUSTRIALES

Esta modalidad consiste en la protección de diseños con valor estético u ornamental, con una estructura o configuración de los diseños industriales. Si el diseño es un objeto tridimensional se protege como “ modelo industrial”, si es bidimensional, como “ dibujo industrial”.

Se utilizan mucho para proteger diseños de muebles o calzados así como para diseños de circuitos integrados, aunque éste último goza de una normativa específica.

3) LOS SIGNOS DISTINTIVOS

Se protegen los signos utilizados por el empresario para identificar: 1) Sus productos o servicios (marcas), 2) Sus actividades (nombre comercial), 3) El local donde realiza su actividad (rótulo de establecimiento) Su régimen jurídico se contempla en la Ley de Marcas de 1988. Las marcas se otorgan por 10 años y pueden renovarse indefinidamente.

4) PROPIEDAD INTELECTUAL Y DERECHOS DE AUTOR

Comprende las creaciones originales literarias, científicas, artísticas, programas de ordenador, etc. Se diferencia de la “Industrial” en que el derecho surge por la simple creación, sin ser necesario acudir (en principio) a ningún registro para el nacimiento de ese derecho.

De todas maneras, es conveniente comunicar formalmente a terceros que están reservados los derechos de explotación. Existe un Registro de la Propiedad Intelectual donde se pueden inscribir este tipo de creaciones.

Estos derechos conceden al titular protección temporal sobre creaciones musicales, literarias, artísticas y científicas contra la explotación y copia no autorizada por terceros.

Es la única modalidad existente para proteger información en formato electrónico y en particular, programas de software. Sobre este tema se habla a continuación.

LA PROTECCIÓN DEL SOFTWARE

Uno de los resultados habituales de la actividad innovadora es el soporte lógico (software), un término más amplio que el utilizado normalmente de programa de ordenador, al comprender no sólo a éste, sino también manuales de utilización, los ordinogramas (representación esquemáticas de las secuencias de ejecución de un proceso), etc.

Como se indicó anteriormente, los programas de ordenador no son patentables en sí mismos, ya que su protección como tales se encuadra en la propiedad intelectual, en los artículos 95 a 104 del Real Decreto Legislativo 1/1996.

Existen programas que, por su complejidad o precisión, necesitan el desarrollo de algoritmos complejos y gran cantidad de secuencias y pruebas. Además, pueden crearse programas como herramientas necesarias para llevar a efecto otras investigaciones o manejo de instrumental de precisión, no siendo el programa el objeto central del proyecto de investigación. Sin embargo, una vez desarrollado, un programa puede servir para que otros lo utilicen, con lo que tal programa adquiere entidad propia como producto para transferir. Como se dijo, los derechos de propiedad nacen por la simple creación, sin necesidad de hacer ningún registro. De todas formas, es conveniente comunicar a los terceros que están reservados los derechos de explotación del programa.

Para ello basta con poner al principio de la obra (en el caso del programa, en la primera pantalla cuando arranque el programa, en los manuales en una de sus primeras páginas, y en todos los ordinogramas del mismo) el conocido símbolo © con precisión del lugar y año de divulgación.

Sin embargo, es importante reforzar la protección de otras maneras. Se debe tener en cuenta que un programa de ordenador una vez creado y puesto en funcionamiento es muy fácil de copiar, por ello es conveniente reforzar la protección, para lo que se pueden utilizar diversas vías: Físicas y lógicas, consistentes en la utilización obligada de un mecanismo (disco, llave, etc.) al margen del programa, para poder ejecutarlo.

Registrales, que consisten en preconstituir una prueba de autoría del programa, con objeto de poder utilizarla en caso de que alguien esté explotando el programa sin consentimiento del legítimo titular de los derechos.

Ello se puede hacer de diversas maneras, entre ellas:

* Primera: Inscripción en el Registro General de la Propiedad Intelectual. Se crearía así una presunción de titularidad que los terceros tendrían que destruir.
* Segunda: Registro en documento público ante notario, mediante el que se da fe de que en tal fecha se le presenta un programa, que el notario incorpora a su protocolo o cuyo contenido introduce en un sobre lacrado y sellado, para poder utilizarlo como prueba en caso de tener que acudir a los Tribunales.