Elige tu provincia:

INNOTUTOR

4. PROTECCIÓN- Protección de las innovaciones y el conocimiento

Anterior

4.3. Patentes o secreto Industrial: ¿Son siempre posibles y convenientes las patentes?

Siguiente

Los directivos empresariales en el ámbito de la I+D+i se ven a menudo en la encrucijada estratégica de tener que decidir entre la opción de patentar o la de mantener la invención en secreto. Esta es una disyuntiva clásica que en ciertos casos, dependiendo de la naturaleza de la innovación, requiere ponderar no pocas variables.

POSIBILIDAD Y CONVENIENCIA DE LAS PATENTES

Un aspecto importante que debe comprender todo directivo es que las patentes no siempre son posibles, ni convenientes para la empresa... Son, en todo caso, una más de las modalidades de protección que existen. NO SON POSIBLES porque:

* Muchas innovaciones no son patentables al no cumplir los estrictos requisitos de patentabilidad (innovación > invención > invención patentable)
* Las solicitudes de patentes son revisadas de forma exhaustiva y los examinadores tienden a reducir el alcance reivindicativo de la patente.

NO SON CONVENIENTES porque:

* A menudo las empresas prefieren no patentar invenciones y las mantienen bajo secreto para evitar la copia de los competidores.
* En algunos sectores es más conveniente registrar patentes que en otros.

Por otra parte, las patentes no garantizan la explotación comercial de una invención, sólo conceden derechos de propiedad que hay que “comercializar” en el mercado para generar beneficios. Por ejemplo, se calcula que apenas se explotan el 8 % de las patentes solicitadas en el mundo.

EL SECRETO INDUSTRIAL COMO ALTERNATIVA

El “secreto industrial” consiste en la no divulgación de la innovación mediante la implantación de sistemas de protección de la información por medio del uso de archivos de seguridad, acuerdos contractuales de confidencialidad con el personal o de autorizaciones expresas de acceso a la información.

Protege contra prácticas comerciales deshonestas o desleales. No requiere registro previo y el derecho nace cuando un tercero se apropia indebidamente del conocimiento.

Evitar la imitación mediante el secreto comercial es una forma ampliamente aceptada pero significa renunciar a la concesión de licencias como mecanismo para explotar comercialmente una innovación.

Al no solicitarse la patente, se evita revelar información sobre la invención, sin embargo, se excluye la posibilidad de transferir el derecho mediante licencias aunque pueden subscribirse contratos de know How, en cuyo caso, es posible la imitación por terceros. El mantenimiento del secreto es un método bastante común de protección de las innovaciones, sobre todo cuando son:

* innovaciones de procesos
* innovaciones de productos difíciles de copiar por ingeniería inversa o simple imitación.

En muchas ocasiones, es la vía idónea o la única para proteger determinados descubrimientos científicos.

En la industria química (donde prevalecen las patentes de proceso) se suele utilizar el secreto industrial y sólo cuando surge la posibilidad de imitación (pérdida del secreto) se solicita la patente.

En rigor, el secreto industrial más que un autentico sistema de protección frente a todos consiste en una obligación jurídica de determinadas personas involucradas en la misma.

Esta forma de protección puede ser arriesgada, porque no impediría que cualquiera llegase al mismo resultado y lo explotase libremente, e incluso lo protegiese por medio de patente u otra forma de protección que crea derechos de propiedad que obligan a todos, incluso, en determinados aspectos, al poseedor del secreto.

La perdida del carácter de secreto puede deberse a un descuido del titular del mismo por no observar todas las medidas necesarias para su mantenimiento en esa situación.

En cualquier caso, aunque es una forma de protección que ofrece problemas, hay materias cuyo mantenimiento en secreto es la mejor vía de explotar en exclusiva una tecnología o conocimiento, en algunos casos la única, en el supuesto de materias no protegibles.

Este sistema es aconsejable para partes de una tecnología, es decir mantener en secreto una parte y otras protegerlas por otras vías. Existen materias que no son susceptibles de protección por otras instituciones jurídicas, por lo que la única forma posible es el guardar el secreto de una manera adecuada.