Elige tu provincia:

INNOTUTOR

4. PROTECCIÓN- Protección de las innovaciones y el conocimiento

Anterior

4.5. Protección del conocimiento de la empresa: ¿Cómo proteger el conocimiento de tus empleados?

En esta ficha se adelantan algunas ideas en relación con la necesidad que tienen las empresas de proteger sus innovaciones y conocimientos “hacia adentro”, es decir, regulando y tomando medidas que aseguren que los conocimientos y resultados de I+D generados con su financiación permanezcan como verdadero capital intangible de la misma.

SOBRE LA TITULARIDAD Y AUTORÍA DE LAS INNOVACIONES

En la actualidad, por la complejidad y el elevado coste de las investigaciones, la mayor parte de las invenciones e innovaciones se llevan a cabo en el seno de las empresas, universidades y centros públicos de investigación. Ya casi no existe el inventor solitario que, a través de su ingenio y por su cuenta, tiene una idea genial y la plasma en una invención.

Esto hace que se tenga que regular a y en qué condiciones pertenecen los resultados de la investigación realizada por los trabajadores en las empresas.

En los casos en que la titularidad pertenezca a la empresa, será sin perjuicio del derecho que tiene el trabajador o trabajadores a aparecer como inventores de la misma (Véase el artículo 14 de la Ley de Patentes y el artículo 4º. ter. de del Acta de Estocolmo de 14 de julio de 1967 modificativa del Convenio de París para la Protección de la Propiedad Industrial, publicado en el BOE de 1 de febrero de 1974) y los artículos 14 a 20 de la Ley española de patentes, Ley 11, de 20 de marzo de 1986, de patentes.

LAS LLAMADAS “INVENCIONES LABORALES”

Las invenciones realizadas por el trabajador durante la vigencia de su contrato o relación de trabajo o de servicios con la empresa, que sean fruto de una actividad de investigación explícita o implícitamente constitutiva del objeto de su contrato, pertenecen al empresario, ya que constituyen el objeto de un contrato por el que el inventor está recibiendo una remuneración.

LAS “INVENCIONES LIBRES”

Las invenciones en cuya realización no concurran las circunstancias previstas en la clasificación anterior pertenecen al trabajador autor de las mismas. A nadie se le puede impedir que después de su trabajo se dedique a lo que crea más conveniente.

LAS “INVENCIONES MIXTAS”

Lo comentado en el párrafo anterior tiene también sus limites. Si el trabajador en su tiempo libre realiza una invención relacionada con su actividad profesional en la empresa y en su obtención hubieran influido predominantemente los conocimientos adquiridos dentro de ella o la utilización de los medios proporcionados por ésta, el empresario tendrá derecho a asumir la titularidad de la invención o a reservarse un derecho de utilización de la misma.

En este caso, el trabajador tendrá derecho a una justa remuneración, que se fijará teniendo en cuenta la importancia industrial y comercial del invento.

LAS RELACIONES CON LOS EMPLEADOS

El secreto es una obligación para los empleados de la empresa, es una obligación derivada del contrato de trabajo, del deber contractual de la buena fe que rige esta relación, mantener los secretos relativos a la explotación y negocios del empresario, impuesta ya en la Ley del Contrato de Trabajo de 1940 en su artículo 77.

También se recoge esta obligación en el Código Penal de 1995; este texto legal dedica la Sección 3ª de su Capítulo XI a los delitos relativos al mercado y a los consumidores y su artículo 279 dice: “La difusión, revelación o cesión de un secreto de empresa llevada a cabo por quien tuviere legal o contractualmente obligación de guardar reserva, se castigará con la pena de prisión de dos a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses. Si el secreto se utilizara en provecho propio, las penas se impondrán en su mitad inferior”

De cualquier manera, siempre es conveniente recordar a los empleados la obligación de secreto con respecto a la actividad que desarrollan en la empresa mediante la inclusión expresa de esta obligación en el contrato de trabajo.

RELACIONES CON TERCEROS NO EMPLEADOS

La tecnología es un objeto de negocio, pero si ésta no está protegida mediante patente u otras formas de propiedad que obligan a todos, antes de mostrársela a los terceros es necesario establecer en qué condiciones se va a mostrar esa información a las personas que no están obligadas por una relación laboral.

Para ello, será necesario hacerles firmar un acuerdo de secreto o de confidencialidad en el que se indiquen estas circunstancias y la penalización en que pueden incurrir en el supuesto de no cumplir estas obligaciones.

CUANDO UN EMPLEADO SE MARCHA DE LA EMPRESA…

Los empleados clave en la organización son también agentes que pueden apropiarse de parte de los beneficios generados por las innovaciones. Un problema grave es el del personal técnico “estrella” que abandona la empresa con los conocimientos en su cabeza.

En estos casos, hay formas de aminorar el daño que provoca su salida de la organización en términos de que la persona “se lleva” su conocimiento privando a la organización de su uso posterior (en el caso que no haya sido replicado o codificado antes por ésta) y lo que es peor, no sólo la prive de este conocimiento sino que lo “regale” a la competencia si la persona es contratada por ésta.

Algunas medidas que han de tomarse por la empresa para reducir el impacto de un hecho de esas características son las siguientes:

* DOCUMENTAR: Implantar un sistema estructurado y formalizado de captura de la información tecnológica de interés para la empresa. Es decir, ser capaces de garantizar que la mayor parte del aprendizaje adquirido por el empleado revierta en la empresa.
* COMPARTIR: Integrar las personas-estrella en equipos que obliguen a compartir y socializar el conocimiento adquirido. Evitar que estas personas funcionen como “islas” que absorben pero no comparten.
* SUSCRIBIR CONTRATOS: Suscribir contratos de confidencialidad, para disuadir de actos de mala fe. Las personas deben saber que la tecnología es propiedad de la empresa y no pueden hacer uso personal de ella, ni comunicarla a terceros sin previa autorización de la empresa.
* TOMAR MEDIDAS DE CONTROL: Tomar otras medidas de control en el acceso a la información sensible: Aplicar prácticas de “secreto industrial”, controlar el traslado de disquetes, expedientes, etc. Esto es cada vez más difícil con los últimos avances tecnológicos.